quiero motivarme

¿QUÉ ES MEJOR? ¿QUE ME PAGUEN O QUE NO?

Depende del objetivo, será mejor que sí o que no

Según las investigaciones, la motivación humana está influida por varios factores. El que descubra cómo aprender a motivarse, tendrá éxito.

Hace poco vi un vídeo en youtube en el que puedes sacar en claro que las personas podemos gastar nuestra vida en hacer cosas que no nos satisfacen, pero las hacemos porque nos dicen que eso es lo mejor.

Sin embargo, hay personas que aprenden a saber quiénes son y a hacer aquello que va con ellos.

Esto en salud mental, es lo mejor. Una y otra vez vemos en consulta cómo las personas toman decisiones condicionadas por su entorno. Sin haber pensado antes, si eso era bueno para ellos o no.

Estas personas, probablemente no valoren aquello que “no se paga”. Nos han enseñado que el mundo funciona así.

Pero desde la psicología, sabemos que no es cierto.

Aquellas personas que aprenden a motivarse para hacer cosas, que al principio no les dan un rendimiento económico, lo hacen porque quieren y porque pueden.

Estas personas desarrollan una fuerza mental frente a los que sólo valoran aquello por la economía que les reporta.

La inmediatez del refuerzo económico de una tarea “mata” el interés y la creatividad por hacerlo lo mejor posible.

Un experimento que siempre que se replica se obtiene el mismo resultado es el siguiente.

Se coge a un grupo de personas por la calle y se les ofrece realizar la tarea de hacer un pequeño puzzle. A otro grupo de personas se les dice lo mismo, pero además, que se les pagará por ello una cantidad de dinero.

Adivina qué personas terminaron el puzzle antes…

Así es, aquellas a las que no se les ofreció dinero.

¿Qué pasa entonces?

Si yo le pido a alguien que haga algo por mí, tengo que pagarle. Pero no esperes que lo que haga esa persona sea lo mejor para tí.

Para motivarlo a que lo haga mejor, habría que convencerle, además, que lo que está haciendo, le beneficia a él mismo también.

Hoy en día, en las empresas, no se valora adecuadamente a los trabajadores. Y ellos no se sienten valorados por la empresa, cuando pasa cierto tiempo.

Todo esto mejoraría, si el pagador tuviera un plan para hacer que su empresa mejore la vida de sus empleados en otros ámbitos. Y si el pagador gastara algo de su tiempo en convencer a sus empleados que el trabajo en equipo “suma a todos”…

Esta visión de “nosotros” en la empresa se está perdiendo… El trabajo se ha deshumanizado y convertido en un intercambio meramente monetario a cambio de tu tiempo, y la “hora” cada vez está más barata.

Propongo a toda aquella persona que aprenda a ser autónoma e independiente. A que busque dentro de ella misma sus “dones” o “fuertes” para potenciarlos, porque sí, independientemente de que al principio le repercuta en un ingreso económico o no.

Es decir, propongo pasar a la acción. Quitarse el miedo al fracaso, aprender de los errores para conseguir tener algo propio y personal que le defina a nivel laboral en un medio-largo plazo.

En psicología la orientación vocacional es un análisis de la personalidad del cliente, para enfocarlo en aquello que le beneficie más según su forma de ser. Todo lo contrario, de lo que hacen los estudiantes al coger una carrera u otra, según la que tenga “más o menos salidas”.

En definitiva, creer en uno mismo, y ser humilde para aprender todos los días.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hablar con Ana Ruiz
1
¿Desea cita o información?
Escríbame por aquí, si no puede llamar en este momento...
Powered by