667 835 539

667 835 539

¿Sabías que existe la psicología de la NUTRICIÓN?

El coaching nutricional nos lleva a la ventaja de relacionar la comida con nuestra mente, explicarnos la interacción con la comida y detectar conductas, emociones y contexto social que determinan nuestra dieta y nuestra ingesta diaria.

Parte de esta área en psicología nos apoya para entender y atender distintos trastornos de la alimentación (tales como bulimia, ORTOREXIA, vigorexia, anorexia, entre otras, anorexia nerviosa).

Es así como las teorías de la “psicología de la nutrición” nos explican que a lo largo de la historia las personas han desarrollado la ingesta de alimentos por razones diferentes a las del hecho de cubrir la necesidad de nutrientes.

Algunos libros de psicología de la alimentación argumentan que las costumbres, cultura, medios sociales, publicidad, son elementos que pueden determinar y condicionar a las personas al momento de elegir su ingesta.

¿Cómo nos alimentamos?, ¿Dónde solemos comer?, ¿Cuál es el objetivo real de nuestra ingesta?; son preguntas que se hacen personalidades estudiosas del área de la psicología y de la nutrición.

Según la Encuesta Europea de Salud en España del año 2020, un 16,5% de hombres de más de 18 años y un 15,5% de mujeres padecen obesidad1, datos recogidos entres julio de 2019 y julio se 2020, este es solo un dato que puede darnos una pista de las variaciones que se realizan en nuestra sociedad.

Si seguimos con el estudio, nos afirma que: “en los grupos de edad de 35 a 74 años es superior el porcentaje de hombres que la padecen. Y un 44,9% de hombres y un 30,6% de mujeres padecen sobrepeso”.

Cada vez más se realizan estudios y se encuentran los nexos más claros entre la Salud Mental y la manera de nutrirnos, es por lo que se ha visto la necesidad de darle nombre y apellido al área de la psicología y de la nutrición dedicada a este campo.

Parte de nuestro trabajo como profesionales, surge del conocimiento de la importancia del trabajo en las distintas áreas de la salud mental, y la necesidad del apoyo para tener una mejor relación con el entorno, parte de ello es nuestra relación con la comida, de dónde nos surge y a dónde nos lleva.

¿Qué es la ORTOREXIA?

La ortorexia es un trastorno alimenticio que se caracteriza por la obsesión por comer alimentos que la persona considera saludables. Este término fue acuñado en 1997 por el médico estadounidense Steven Bratman. La ortorexia se conceptualiza como una obsesión por la comida saludable, un patrón de alimentación que cumple una serie de requisitos estrictos y restrictivos.

Es importante señalar que la comida que la persona con ortorexia considera sana, no necesariamente es saludable, de calidad y beneficiosa¹. Los criterios que la persona con ortorexia nerviosa establece se basan en su propio sistema de creencias y en diversas fuentes que no necesariamente están científicamente contrastadas.

Aunque la ortorexia no está recogida en ningún manual de trastornos mentales como el DSM-5, se engloba dentro de los trastornos de la conducta alimentaria. Se diferencia de otros trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia en que en estos últimos existe preocupación por la cantidad de comida, mientras que en la ortorexia la obsesión es por la calidad.

Las causas de la ortorexia pueden ser diversas, incluyendo factores de riesgo como ser mujer y joven, poseer un nivel adquisitivo medio alto, y ser deportista.

¿QUÉ SÍNTOMAS TIENE LA ORTOREXIA?

Los síntomas de la ortorexia pueden variar de una persona a otra, pero generalmente incluyen los siguientes:

1. Preocupación excesiva por la calidad de los alimentos que serán consumidos y el modo de preparación.
2. Sentimiento de culpa y de ansiedad al comer algo que se considera poco saludable.
3. Restricciones alimentarias que aumentan a lo largo del tiempo.
4. Dedicación de más de tres horas diarias a la planificación de la dieta y alimentación de ese mismo día.
5. Preocupación más por la calidad de los alimentos, que por el placer de consumirlos.
6. Disminución de la calidad de vida, conforme aumenta la «calidad» de la alimentación.
7. Sentimientos de culpabilidad, cuando no cumple con las convicciones dietéticas.
8. Inadaptación social, obsesión alimentaria, y desprecio por ciertos grupos de alimentos.

Es importante recordar que estos síntomas pueden ser indicativos de ortorexia, pero solo un profesional de la salud mental puede hacer un diagnóstico definitivo. Si tú o alguien que conoces está experimentando estos síntomas, es importante buscar ayuda profesional. Desde ARPA, la psicología de la nutrición es una de nuestros objetivos terapéuticos principales. Hacemos sesiones con un psicólogo y un nutricionista en la misma sesión si es necesario para trabajar de forma multidisciplinar.

Fuente: Encuesta Europea de Salud en España del año 2020, ine.es