667 835 539

667 835 539

DUELO COMPLICADO

La investigación está a punto de alcanzar la cifra histórica de cien años, desde la publicación en 1917 del clásico artículo de Freud ‘Duelo y melancolía’, un ensayo muy relevante para los desarrollos teóricos posteriores particularmente (en el contexto actual) en relación con la importancia fundamental otorgada al ‘trabajo del duelo’ para aceptar la pérdida de seres queridos.

¿En qué punto se encuentra nuestra comprensión de la naturaleza del afrontamiento adaptativo un siglo más tarde? E aquí la respuesta:

Es un proceso emocional tras una pérdida significativa expresado de forma diversa a nivel cognitivo (déficit de atención o memoria), conductual (hiperactividad, conductas de evitación o aproximación) y emocional (tristeza, ansiedad, ira o culpa) que permite a la persona enfrentarse a la pérdida y ajustarse a la nueva situación. Se trata de un proceso normal, necesario e idiosincrásico (Fernández-Alcántara et al., 2017).

El afrontamiento adaptativo requiere poner en marcha estrategias activas para afrontar esta situación e incorporar nuevos patrones de conducta.

Dichas estrategias permitirán hacer frente a la gran variedad de estresores, tanto individuales como familiares, incluyendo aquellos directamente relacionados con la pérdida y aquellos relacionados con seguir adelante con su vida (Sortee, et al., 2017).

Hay que tener en cuenta, que no todas las pérdidas son igual de significativas ni interfieren de la misma manera en la vida cotidiana, pero toda pérdida, con valor real o simbólico, conlleva un proceso, consciente o no, para quien lo sufre. Evidentemente, el dolor experimentado dependerá del tipo de vínculo que se mantenga con aquello que se pierde y cómo esta pérdida afecte a los aspectos más fundamentales de la vida (Cruz-Quintana y García-Caro, 2007).

Las pérdidas no sólo se refieren a la muerte de un ser querido, sino también se relacionan con pérdidas materiales, evolutivas o de capacidades como es el caso de las enfermedades. En ocasiones, la elaboración puede verse interferida o bloqueada, desarrollándose un proceso complicado (DC).

En la actualidad, no existe un consenso claro sobre los criterios diagnósticos y los síntomas concretos quedefinen un proceso de duelo complicado, existiendo diferentes propuestas. Todas ellas hacen referencia a la aparición de intensos síntomas emocionales que incluyen el anhelo por la persona fallecida y síntomas de ansiedad de separación, tristeza recurrente, culpa, hostilidad, dificultad para aceptar la pérdida, un sentimiento de vacío y de que la vida no tiene sentido, así como dificultad para relacionarse con otros y para el funcionamiento en la vida cotidiana (Boelen y Prigerson, 2012).

Estos síntomas han de manifestarse, al menos entre seis meses y un año después de la muerte del ser querido, si es el caso, y se relacionan con sufrimiento y alteraciones significativas en el funcionamiento cotidiano de la persona (Fernández-Alcántara et al., 2019; Maercker et al., 2013).

Un duelo normal es adaptativo donde la persona es activa y no sólo tomarse la situación como algo por lo que debe pasar. Cuando se llega a una aceptación de la realidad de la pérdida, mediante un trabajo de emociones, donde el dolor de la pérdida da paso a la expresión de los sentimientos (expresados y latentes) para optar a una adaptación de una nueva situación donde el fallecido está ausente, para así recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo.

Uno de los factores de riesgo asociados a duelo complicado (DC) es el modo en que se produce la pérdida y el carácter traumático de la misma (Fernández-Alcántara et al.,2017).

La LM constituye un hecho traumático en la vida de las personas y sus familiares (Hidalgo et al., 2014), que sitúa a los afectados frente a un enorme desafío, que cambiará radicalmente su visión del mundo y de sí mismo, en tanto que, deberán afrontar diversas dificultades relacionadas con la nueva situación y optar a una recuperación no solo física sino también psicológica y social nada fácil (Hidalgo et al., 2014).

Si se habla de duelo com­plicado, se pueden encontrar distintos tipos (Worden, 1997):

  1. crónico: se manifiesta por la duración de los síntomas, ya que puede ser excesivo y difícilmente presenta un cierre.

  1. retrasado: llamado también “duelo inhibido, suprimido o pospuesto” (Insti- tuto Provincial de Bienestar Social. En este tipo de duelo, la reacción de la persona en el momento de la pérdida es mínima, pero puede presentar síntomas desproporcionados después de un tiempo.

Worden, quien propone el modelo de “tareas” a trabajar tras la pérdida:

Tarea I: Aceptar la realidad de la pérdida

Tarea II: Trabajar las emociones y el dolor de la pérdida

Tarea III: Adaptarse al medio con la pérdida

Tarea IV: Recolocar emocionalmente la pérdida y seguir viviendo

Es importante tener en cuenta que se debe brindar una orientación específica acerca del proceso de duelo, de su normalidad, y solucio­nar inquietudes. En nuestra clínica, ARPA psicología y nutrición, se realiza al inicio del proceso y es indispensable tranquilizar y orientar al doliente y a la familia en la resolución de pro­blemas, en las etapas del duelo y en las tareas a realizar, con el fin de lograr su adecuada re­solución.

Sheila Jerónimo

psicóloga Sanitaria y psicoanalista

Bibliografía

Cruz Quintana, F. & García Caro, Mª.P. (2007). Dejadme Morir. Ayudando a aceptar la muerte. Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S.A.). Madrid:. ISBN: 978-84-368-2092-8.

Fernández-Alcántara, M; Pérez-Marfil, Mª N; & Cruz-Quintana, F. (2019). Duelo, pérdida y estrés: compañeros de vida inevitables. En: Peralta Ramírez, I: Un villano llamado estrés: El estrés y sus consecuencias. Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S.A.). Madrid , 445-470. ISBN: 978-84-368-4143-5.

Fernández-Alcántara, M., Pérez-Marfil, M. N., Catena-Martínez, A., & Cruz-Quintana, F. (2017). Grieving and loss processes: latest findings and complexities/Actualidad y complejidad de los procesos de duelo y pérdida. Estudios de Psicología, 38(3), 561-581. https://doi.org/10.1080/02109395.2017.1328210

Payás P., A. (2019). Las tareas del duelo: psicoterapia de duelo desde un modelo integrativo-relacional. Barcelona: Paidós. Google Red SciELO.

Payás P., A. (2014). El mensaje de las lágrimas: Una guía para superar la pérdida de un ser querido (Divulgación). Barcelona: Paidós. Google Red SciELO

Worden, J. W., Aparicio, Á., Barberán, G. S. (2013). El tratamiento del duelo: asesoramiento psicológico y terapia. Barcelona: Paidós.