667 835 539

667 835 539

¿Es recomendable evitar alimentos alérgenos durante la infancia para proteger el desarrollo de alergias e intolerancias en el adulto?

En los últimos años, la introducción temprana de alérgenos durante la alimentación complementaria del lactante se ha descrito como un factor de riesgo en el desarrollo de patologías alimentarias.

Los primeros años de vida se caracterizan por un crecimiento y desarrollo exponencial. Durante este periodo una nutrición adecuada es crucial para una buena salud y un desarrollo óptimo en el futuro. Durante los primeros seis meses de vida, la forma más apropiada de nutrición infantil es la lactancia materna.

Ahora bien, tras los primeros seis meses de vida se recomienda una alimentación complementaria. Las recomendaciones y criterios para seguir sobre esta alimentación han variado mucho a lo largo de los años y del país. Pero hay algo muy claro, y es que practicas de alimentación inadecuadas que no proporcionen la calidad y cantidad de alimento necesaria, puede desembocar en desnutrición infantil.

El momento adecuado para comenzar a introducir alimentos sólidos, es una preocupación común para padres y personal sanitario, debido en parte, que la introducción temprana de alimentos en la dieta de los niños se describe por la comunidad científica como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas, como las alergias alimentarias.

En las últimas décadas, la prevalencia de alergias alimentarias ha aumentado de forma significativa en la sociedad, en parte debido a cambios en los estilos de vida y un aumento de exposición ambiental.

La evidencia científica más reciente, destapa que seguir las estrategias de retrasar el consumo de alimentos alergenos, no ha reducido el riesgo de desarrollar alergias alimentarias. Este hecho lleva a la comunidad científica a investigar un nuevo modelo, en el que no se apueste por retrasar la introducción de alimentos alergenos a partir de los 6 meses.

La evidencia reciente sugiere que la introducción de alimentos alérgenos de una forma temprana podría reducir el riesgo de alergias alimentarias en el adulto mayor.

Algunos de los alimentos alérgicos mas comunes que suelen estar en el punto de mira de la introducción temprana incluyen:

  • Cacahuete; es importante señalar que aparte de ser alérgeno, tiene un gran riesgo por su riesgo de broncoaspiración en el niño.

  • Huevo.

  • Leche de vaca.

  • Pescado.

  • Marisco.

  • Soja.

  • Trigo.

  • Frutos secos.

Es importante recordar que la introducción temprana de alergenos se lleva a cabo siguiendo un plan específico que incluye la incorporación gradual de estos alimentos a la dieta del bebe, comenzando con cantidades controladas y monitoreando cuidadosamente reacciones alérgicas. Es necesario destacar que esta práctica se puede llevar a cabo para bebes sin antecedentes familiares de alergias graves y debe realizarse bajo la supervisión de personal sanitario.

En conclusión, la introducción temprana de alergenos en lactantes es una estrategia que busca reducir el riesgo de alergias alimentarias mediante la exposición controlada y gradual a ciertos alimentos alergénicos desde una edad temprana, pero debe hacerse siempre de manera supervisada y adaptada al bebe.

¿qué relación hay entre intolerancias alimentarias y microbiota?

La microbiota intestinal, también conocida como flora intestinal, es un ecosistema complejo de microorganismos en nuestro sistema digestivo que desempeña un papel fundamental en la digestión, la absorción de nutrientes y la regulación del sistema inmunológico.

Las intolerancias alimentarias a menudo involucran respuestas inmunológicas anómalas. La microbiota ayuda a regular el sistema inmunológico, y los desequilibrios pueden contribuir a reacciones adversas a ciertos alimentos. Además, las alteraciones en la microbiota pueden contribuir a la permeabilidad intestinal aumentada, lo que significa que sustancias no deseadas pueden pasar más fácilmente a través de las paredes intestinales, desencadenando respuestas inmunitarias.

Por ejemplo, en el caso de la intolerancia a la lactosa, la falta de la enzima lactasa, necesaria para digerir la lactosa, es común en personas intolerantes a la lactosa. Los cambios en la microbiota pueden afectar la producción de esta enzima.

En resumen, la salud y el equilibrio de la microbiota intestinal son fundamentales para la tolerancia a una variedad de alimentos. Cuando este equilibrio se ve comprometido, pueden surgir intolerancias alimentarias.

En ARPA PSICOLOGÍA Y NUTRICIÓN ayudamos a identificar estos factores y a elaborar estrategias para la reeducación dietética que los padres tienen y poder ayudarles en el día a día.

Más información: Intolerancia a la lactosa

Fuente bibliográfica:

Salemi Claudia. Ventana óptima de introducción de alimentos y prevención de alergias alimentarias en lactantes de alto riesgo. An Venez Nutr  [Internet]. 2020  Jun [citado  2023  Oct  18] ;  33( 1 ): 51-60. Disponible en: http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-07522020000100051&lng=es.  Epub 02-Abr-2021.